Mundo

Estándar

Mamoudou, el nuevo superhéroe

Los superhéroes también existen en la vida real. Mamoudou Gassama se jugó la vida el día 26 de mayo en París para salvar a un niño de cuatro años que estaba suspendido en el balcón.

La gesta de trepar por cuatro pisos del edificio quedó registrada en vídeo. Las imágenes ya son un ejemplo de la valentía y la solidaridad de la que es capaz el ser humano.

Mamoudou, de 22 años, es un inmigrante que había llegado hacía muy poco de Mali y que se encontraba en situación irregular (no tenía los permisos para estar en Francia). Cuando vio al niño, no se lo pensó dos veces y subió sin ningún tipo de protección, únicamente utilizó sus manos para escalar y su formidable estado físico.

El presidente de la República Francesa, Enmanuel Macron, le recibió dos días después y le prometió que le concedería la nacionalidad francesa. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, fue la primera en hablar con él por teléfono. Dijo que “es un ejemplo para todos los ciudadanos”.

Mamoudou ha dicho que quiere ser voluntario del cuerpo de bomberos. Recuerda que  “salí corriendo para ver la forma de salvarlo. Logré agarrarme a un balcón, subí así y gracias a Dios lo salvé”.

Tras el rescate, el niño y el joven inmigrante fueron trasladados a un hospital para hacerles un chequeo. El padre del menor ha sido detenido de forma provisional por “no atender sus obligaciones parentales” y la policía investiga cómo pudo llegar el niño a esa situación.

La gesta de Mamoudou ha reabierto el debate sobre cómo Europa trata a los inmigrantes. Las asociaciones que les defienden aplauden la concesión de la nacionalidad al ‘héroe’, pero recuerdan los derechos de todos los inmigrantes. Y lo injusto que resulta los prejuicios que, a menudo, la sociedad expresa respecto a los inmigrantes.