Sociedad

Estándar

La fuerza de Vox amenaza la lucha contra la violencia machista

La irrupción de la ultra derecha en la política española y el ascenso de políticas reaccionarias en muchos países ponen en peligro, de nuevo, los derechos de las mujeres

Los gobiernos sustentados por partidos de ultra derecha o los regímenes totalitarios tienen como denominador común la reacción contra la defensa de los derechos de las mujeres y de los homosexuales. Ven la mujer liberada y progresista como un enemigo, mientras defienden un modelo de familia como se ha entendido siempre. Es decir, un sistema patriarcal: donde la mujer tiene un papel de sumisión y el hombre todo el poder.

El movimiento #metoo (la denuncia iniciada por las actrices de Hollywood contra los abusos sexuales) y la movilización del pasado 8 de Marzo (8M) han trastornado los fundamentos del sistema patriarcal. El movimiento feminista nació como una ideología para combatir el machismo, que es un sistema para mantener el poder del hombre sobre la mujer. Un poder que la ultraderecha quiere conservar a toda costa.

Santiago Abascal, líder del partido Vox, de extrema derecha, utilizó el sexismo (discriminación por razón de sexo) durante su campaña electoral en las elecciones autonómicas andaluzas de diciembre. Vox con un discurso en el que estaba muy presente el odio al feminismo logró 400.000 votos, y 12 diputados que han sido claves para constituir el nuevo gobierno formado por PP y Ciudadanos.

Vox se muestra beligerante contra las asociaciones feministas o bien, organizaciones que trabajan por las víctimas de violencia de género. Es más, el partido de ultra derecha mantiene una actitud ‘negacionista’. Es decir, niega la existencia de los datos oficiales que demuestran que España padece un problema sistémico de violencia machista.

Según los datos del Consejo del Poder Judicial, un total de 975 mujeres han sido asesinadas desde 2003 por sus parejas o ex parejas. El año pasado fueron asesinadas 47 mujeres y 39 niños y niñas se quedaron huérfanos.

Contradicciones en el ámbito de la derecha

Las negociaciones de Vox con el PP para darle sus votos y, así, poder acceder a la presidencia de la Junta de Andalucía, ha puesto en evidencia contradicciones dentro de los partidos de derechas. Vox exige la derogación de la Ley de violencia de género (Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género), que fue fruto de un pacto de Estado durante el Gobierno de Mariano Rajoy. En el fondo, el pacto y la Ley formaban parte de los amplios consensos entre los partidos democráticos. Aunque el Partido Popular después no hizo nada para su aplicación.

De hecho, durante el mandato de Mariano Rajoy se cerraron, por falta de subvenciones, muchas asociaciones y organizaciones no gubernamentales (ONG) que trabajaban en favor de las víctimas de violencia de género. Fue una estrategia silenciosa y silenciada. Prácticamente no ha habido información al respecto, pero así ha sido, bajo el paraguas de los recortes.

Una amenaza que va más allá de Vox

Mientras desde la Unión Europea se está luchando para conseguir una convivencia más igualitaria entre hombres y mujeres, los partidos de extrema derecha y los regímenes totalitarios caminan en dirección contraria. Y lo hacen sin complejos. Como es el caso de Vox, que ha convertido la negación de la violencia machista y el odio a los movimientos feministas en un instrumento político para conseguir votos.

En la campaña, Abascal aparecía en un vídeo cabalgando por el campo, con un mensaje claro de macho alfa, de conquistador, de poder masculino sin rodeos. No ha sido una idea original de Vox: esta imagen también la utilizó Vladimir Putin hace unos meses. (Putin llegó más lejos que Abascal, él cabalgaba con el torso desnudo). No se trata de una coincidencia, es una estrategia.

Putin ha impulsado leyes que representan una regresión en el derecho de las mujeres. Por ejemplo, en Rusia vuelva a ser legal que un hombre pegue a una mujer (cuando decimos legal, queremos decir que no está sancionado por ninguna ley). En Rusia se ve una de las relaciones directas entre un régimen totalitario y el tratamiento de género. Del mismo modo, Abascal ha hecho una campaña donde pedía suprimir la ley contra la de violencia de género y hablar, en todo caso, de violencia doméstica.

Ahora, por primera en vez, se ha visto que la Ley de violencia de género es más frágil de lo que pensábamos, que no es un derecho estable y plenamente alcanzado por la ciudadanía. No. Y, ahora, de golpe muchas mujeres han visto que la lucha contra la violencia de género depende de también de las ideologías. Seguramente siempre ha sido así, pero todo estaba maquillado. Ahora, ha salido a la luz.

¡Comprueba tus conocimientos!

¿Qué es el patriarcado?

¿Cuántas mujeres han sido asesinadas por sus parejeras o ex parejas en España desde el año 2003?

El partido Vox es de… Izquierdas Ultraderecha De tendencia liberal De ideología nazi

Ánimo, llevas un 0% completado