Cultura

Estándar

Jesús Vidal: “gracias por premiar inclusión, diversidad y visibilidad”

Jesús Vidal, premiado como mejor actor revelación por Campeones, convirtió su discurso en una reivindicación de una vida plena para las personas con discapacidad. Fue el mensaje más emocionante de la Gala de los premios Goya del cine español

“Señoras y señores de la Academia, ustedes han distinguido como Mejor Actor Revelación a un actor con discapacidad. No saben lo que han hecho. Me vienen a la cabeza tres palabras: inclusión, diversidad, visibilidad, ¡qué emoción! ¡Muchísimas gracias!”, así comenzó su discurso Jesús Vidal en la Gala de los Goya. Jesús Vidal es uno d ellos protagonistas de Campeones, que fue elegida como la mejor película del cine español en 2018.

En gran mérito de Campeones ha sido, precisamente, hacer visible la diversidad de las personas, primer paso para lograr una sociedad inclusiva. Por eso, las palabras de Jesús Vidal fueron el mejor retrato de la película.

El momento más emocionante del discurso de Vidal llegó cuando se dirigió a su familia. “Me enseñaste la vida con los ojos de la inteligencia del corazón», dijo en referencia a su madre. A su padre le dedicó estas palabras: “gracias por haber vivido, gracias por luchar tanto por mí, porque eras la persona con más ternura del planeta sin pretenderlo y porque con solo una sonrisa cambiabas y cambias el mundo”.

“Queridos padres, a mí sí me gustaría tener un hijo como yo, porque tengo unos padres como vosotros», concluyó Vidal mientras todos los asistentes a la gala se levantaban de sus asientos para aplaudir emocionados.

 

 

La película, dirigida por Javier Fesser, fue la más vista en las salas de cines españolas en el 2018. Las personas con discapacidades intelectuales que conforman el reparto (Alberto Nieto, Roberto Chinchilla, Jesús Vidal, Jesús Lago Solís, Fran Fuentes, José de Luna, Sergio Olmo, Gloria Ramos, Alberto Nieto Fernández, Julio Fernández y Stefan Nieto) fueron elegidos en un casting por el que pasaron 600 aspirantes.

En unas declaraciones a la revista Fotogramas, Javier Fesser recuerda que “solo pudimos elegir a diez, pero todos han participado en el resultado porque inspiraron frases, gestos, detalles y reacciones que luego se ven en pantalla. Gracias a ellos he conocido en profundidad el mundo de estas personas, que me enamoró desde el principio”.

Javier Fesser explica que buscaba la capacidad de emocionar y encontrar la verdad. “Y el hecho de que sean discapacitados no supuso ninguna dificultad extra. El auténtico desafío fue filmar una película coral con diez personas que no son actores. Suplieron su falta de experiencia con un entusiasmo envidiable”

La idea de rodar la película surgió tras la lectura de un artículo que contaba la historia del Club Deportivo Aderes de Burjassot, en Valencia, y en el que se hablaba de Ramón Torres, capitán del equipo paralímpico al que retiraron la medalla de oro que ganó en los Juegos de Sidney 2000 al considerar que varios miembros del equipo no tenían “la suficiente deficiencia intelectual”.

La mayoría de los actores de la película no habían jugado nunca al baloncesto, por lo que pasaron los dos meses previos al rodaje entrenando. Durante ese tiempo, se creó una magnífica relación personal entre ellos que se traspasa a la película. Fesser es el director de películas como El milagro de P. Tinto, La gran aventura de Mortadelo y Filemón y Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo.

Cundo se estrenó la película, uno de los críticos más prestigiosos, Carlos Boyero, mostró su “admiración hacia la capacidad de riesgo y el espléndido trabajo que ha realizado Javier Fesser con los protagonistas. Ha sorteado otros peligros como el ternurismo o el tono sensiblero que podría acompañar al delicado tema. Es una película extraña. En el buen sentido”.