Sociedad

Estándar

Cooperativismo: la unión hace la fuerza

El término globalización está presente en nuestro día a día casi sin distinguir el tema al que nos refiramos. Se habla de globalización en la economía, el trabajo, la industria, el deporte, las empresas, etc… Un modelo fruto del capitalismo cuyo principal objetivo es aumentar los beneficios. Indudablemente el capitalismo es dominante y la globalización innegable pero, a pesar de ello, existen otros modelos de organización social y económica centrados en valores diferentes. Es el caso del cooperativismo que reivindica sus principios de solidaridad y equidad el primer sábado de julio.

Igualdad y responsabilidad

El modelo organizativo de las cooperativas consiste en la libre asociación de miembros bajo unos valores de cooperación y responsabilidad con el objetivo de obtener un beneficio común. Se rigen por la igualdad ya que todos los miembros tienen los mismos derechos y deberes. Por ello, se comprometen al apoyo mutuo entre socios y compañeros en el momento de solucionar problemas comunes. Individualmente, aceptan llevar a cabo el esfuerzo necesario para conseguir metas acordadas colectivamente. Todas las decisiones se toman por democracia directa, es decir, mediante la participación y votación de todos los socios en la gestión de la cooperativa. Los miembros son los que aportan el capital, lo gestionan y reparten los beneficios conseguidos de manera equitativa entre los socios.

El compromiso de las cooperativas no se limita al beneficio de los propios miembros sino que incluyen el desarrollo económico, social, político y medioambiental de la comunidad en la que ejercen su actividad. Por estas características, el cooperativismo facilita el acceso a la generación de riqueza y contribuye a erradicar la pobreza. A diferencia del capitalismo, las cooperativas se focalizan en la persona y no en el capital.

Actuación local, unión global

A pesar de estar centradas en comunidades, las cooperativas se integran internacionalmente y se las reconoce como un agente válido y distinto tanto en asuntos nacionales como internacionales. La Alianza Cooperativa Internacional (ACI) agrupa a nivel mundial a todas las cooperativas y desde 1923 estableció el primer sábado de julio como Día Internacional de las Cooperativas para reivindicar sus valores y su modelo organizativo. A partir de 1992, Naciones Unidas se unió a esta reivindicación y reconocimiento.

Según datos de la Organización de Naciones Unidas, actualmente el cooperativismo cuenta con mil millones de socios. Este modelo organizativo da trabajo directa o indirectamente a 250 millones de personas en todo el mundo. Según datos del World Co-operative Monitor, las 300 cooperativas más importantes del mundo facturaron durante 2016 más de 2,5 billones de dólares.

Los Pioneros de Rochdale

El nacimiento del movimiento cooperativo se sitúa en 1844 en la ciudad de Rochdale, Inglaterra. Entonces un grupo de 28 trabajadores del sector textil perdieron sus puestos de trabajo por hacer huelga. A partir de ahí, decidieron crear una empresa a la que llamaron Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale. Todos ellos aportaron 28 peniques para su constitución y establecieron unos principios para ser respetados por los miembros.

Las normas acordadas fueron presentadas en la Cámara de los Comunes del Reino Unido y desde entonces los llamados Pioneros de Rochdale son conocidos por ser los impulsores de las cooperativas actuales. Los acuerdos fueron el pilar fundacional de los valores solidarios y equitativos del cooperativismo.